Prohíben el acceso a los periodistas que aguardaban la llegada de Susana Trimarco al Juzgado Federal N°1 de Tucumán

Argentina, 25 de marzo 2019 (FOPEA).- El personal de seguridad del Juzgado Federal N°1 de Tucumán, a cargo del Juez Daniel Bejas, desalojó del mismo a los periodistas que el día jueves 21 de marzo hacían la guardia periodística aguardando la llegada a ese lugar de la señora Susana Trimarco.

De acuerdo a la situación denunciada ante esta organización por varios colegas (algunos que son socios de nuestra entidad y otros que no lo son), todos periodistas de distintos medios de comunicación de esa provincia y algunos corresponsales de medios nacionales, ese día personal de la Policía Federal les informó en las puertas de Tribunales Federales que no tenían autorización para ingresar al edificio y que la orden le había comunicado a la guardia “por la secretaria del Juez Daniel Bejas”, según informaron.

De acuerdo al relato de los colegas tucumanos, una vez que Susana Trimarco hizo su entrada  al edificio, ingresó un grupo de periodistas al 2do. piso a la espera de que la señora subiera por el ascensor, oportunidad en que se presentó en los pasillos la secretaria del juez (que no se identificó con nombre ni apellido) y preguntó a la Policía Federal quién los había dejado pasar. Allí ordenó su desalojo, por lo que los periodistas reclamaron una orden firmada por el juez donde indicara dicha orden.

Ante esta demanda la secretaria y el policía a cargo de la seguridad del edificio ingresaron al juzgado y pasados unos minutos volvieron con un papel aduciendo que era la orden del juez, aunque se negaron a mostrársela a los periodistas, comunicándoles que debían bajar y esperar en el ingreso y que tenían prohibido permanecer en el primer y segundo piso.

La denuncia recibida en FOPEA resalta que si bien no los desalojaron, los periodistas quedaron rodeados de una docena de policías mientras la imputada Trimarco ingresaba por otro acceso al 2do piso y por un ascensor de uso exclusivo de los funcionarios judiciales, evitándose de esa forma que la prensa tuviera contacto con ella.

Los colegas tucumanos coinciden en señalarnos que no es esta la primera vez que desde ese Juzgado federal se adoptada una medida de esta naturaleza. Según el relato de los periodistas, el 27 de febrero pasado se vivió el mismo destrato cuando tenía que declarar la esposa del gobernador Juan Manzur, Sandra Mariela Mattar Sabio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *