CAinfo repudia ofensiva judicial de partido político contra prensa local

Montevideo, 26 de septiembre.- El Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública repudió el inicio de procesos judiciales contra varios medios de comunicación de Uruguay por parte del Partido Cabildo Abierto, que encabeza el candidato presidencial Guido Manini Ríos, un excomandante en Jefe del Ejército. 

El motivo de las denuncias es la publicación de una acusación realizada por un colectivo de ex presos políticos durante la dictadura contra Antonio Romanelli, asesor de seguridad del candidato. Los ex detenidos le atribuyen a Romanelli, mediante una carta pública, la aplicación de tortura sicológica cuando se desempeñaba como guardia en una cárcel de presos políticos entre los años 1978 y 1979. 

Representantes del diario La República, de radio Uruguay y del sitio web Montevideo Portal fueron citados a una audiencia judicial que se realizó este jueves en el juzgado penal de 42° Turno, en Montevideo. 

Allí el asesor del candidato presidencial pretendió imponer por vía judicial una réplica «sin debate ni polémica» en la que asegura que durante la dictadura militar los presos políticos eran tratados con «respeto» y que estaban en la cárcel por haber cometido «actos ilícitos». 

Los tres medios rechazaron la pretensión del exmilitar demandante de publicar esa versión, por lo que el tema será resuelto en una audiencia judicial el próximo lunes 30 de setiembre. 

Para CAinfo este tipo de actitudes atenta contra la libertad de expresión, y buscan limitar el legítimo derecho de informar de los medios de comunicación y de los ciudadanos de acceder a noticias de interés público en un contexto de campaña electoral. 

Recuerda, asimismo, que como señala la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, el inicio de procesos judiciales contra periodistas y medios de comunicación puede generar un efecto de amedrentamiento contra todo el sistema informativo, generando limitaciones a la libre circulación de informaciones y opiniones, lo cual es imprescindible para un régimen democrático. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *